en peligro de extinción

Propiedad de Daniel Modroño, prohibida su copia y/o difusión sin la autorización expresa del autor

miércoles, 20 de mayo de 2015

Los consejos de Patronio

Os dejo un vídeo del último slam y os pongo el poema entero porque el vídeo está cortado



No supe aplicar los consejos de Patronio
y me perdí en el camino que conducía a la felicidad,
me gasté todo en sonreír,
dejando un rastro de vasos rotos
por la ruta de los viñedos
entre molinos que se hicieron gigantes.
Seré lo que está por venir,
hoy soy solo lo que soy, no soy nada más,
una ventana abierta,
un mal poeta cargado de vicios,
que suspendió sus estudios
para escapar del rebaño,
para no verse sometido a los latigazos de la ignorancia,
para no caer en la trampa mortal
que hipotecaba mi futuro
y diluía mi yo en letras innocuas.
Para más tarde caer en la cuenta
de que tenía aún deudas que saldar
y seguir buscando la salida de este laberinto
al que osan llamar vida.


Y sigo vivo y coleando
para espantar a las moscas
que se acercaban a mi
a olisquear
con el objetivo de airear la mierda que encontraban.

Puedo decir que el primer asalto
lo he ganado por puntos,
a mis enemigos que no lo son tanto,
en realidad me ayudan a seguir escribiendo,
son abono de la cresta que llevo en mi corazón.

Crecí rebelde por defecto,
era la configuración recomendada
para mi sistema operativo.
A veces estoy fuera de cobertura,
pero solo son daños colaterales
de mi fábrica de palabras sin heredero
donde trabajan los Umpa Lumpa sin descanso.

A veces actúo de cobarde
corriendo por delante de mis miedos,
me fumo el tiempo en las horas muertas
para no caer prisionero de la desidia.
No me gusta ejercer de mártir en el fracaso,
más bien ser el brazo ejecutor y asumir la responsabilidad,
por todos los hombres que nunca seré.

Gladiador en este circo romano
Que es la poesía de los eruditos
Los mismos que piden mi muerte
Ante la muchedumbre.
Supe ser Espartaco y robarles sus armas
Para formar el ejército poético
Que ahora derriba sus muros
Y se defiende con uñas y dientes
en escenarios como este,
donde sigo bailando en vuestros oídos

a pesar de seguir estando prohibido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario